domingo, 15 de abril de 2012

REFLEXIONES SOBRE NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO... Y ACERCA DE QUÉ PODEMOS APORTAR


Llevo un tiempo meditando la idea de dedicar una entrada, llamémosle, aclaratoria. Y es que cuando hablo de la necesidad de interés por parte de ciertos profesionales por el tema de las altas capacidades intelectuales, hago referencia precisamente a eso: a "ciertos" profesionales. Pero obvia decir que también he conocido, en persona o virtualmente, a muchos otros que un querido profesor mío denominaría "docentes decentes".
Mi crítica en ningún momento va dirigida hacia el sistema público de enseñanza, ni a todo el colectivo... todo lo contrario. Mi experiencia en este sistema ha sido como (me imagino) la de la mayoría: me he encontrado profesionales de los que ya ni me acuerdo, profesionales (pocos) que preferiría no haber conocido y otros que jamás olvidaré por haber conseguido que amase su materia.
Lo que realmente me indigna ahora mismo es comprobar que no demasiadas cosas han cambiado con respecto a mi época estudiantil :-)... más allá de dejar atrás la EGB, el BUP y el COU, para pasar a llamarse ESO (o "lo otro").

El método de enseñanza, el amor por la profesión, el impulso de la motivación hacia cada alumn@ o el respeto por los diferentes ritmos de aprendizaje, sigue siendo algo que el sistema no protege ni considera realmente, lo cual hace que l@s alumn@s sean, precisa y paradójicamente, las personas que quedan expuestas a que sea el azar el que determine si les toca un buen profesional o no tan bueno. E insisto en este punto: si se incidiese más en este tipo de cuestiones, es probable que muchas de las hoy consideradas "problemáticas", llegaran a mejorar e incluso a erradicarse.

En todo caso, como decía, hay grandes profesionales a los que siempre merece la pena recordar, y a los que hay que tener como referencia a la hora de proponer mejoras, así como de mantener esas propuestas. Y el resultado se ve, se palpa; epecialmente cuando tu hijo adora el cole porque aprende... y es que ¡es superdivertido! En palabras de mi hijo Álex, claro, gracias a Ana (docente decente :-)).

"Quienes tenemos responsabilidades en la formación y educación de niñ@s y jóvenes no deberíamos olvidar NUNCA que estamos tratando, ante todo, de personas, y que como tal hay que abordar la tarea, ardua y agotadora tanto como gratificante y enriquecedora.
Va contra toda ética ,profesional y personal, atenderles y entenderles como una masa informe y homogénea. No pretendemos formar un ejército, ¿verdad?, sino la sociedad del mañana... que no es poco.
Me niego a aceptar que salgan del colegio como productos manufacturados en serie. Los mejores recuerdos que guardo de quienes fueron mis profesoras-es son de aquellos que me hablaron a mí, teniendo en cuenta mi forma de ser, mis circunstancias... ¿Es casualidad que es@s mism@s sean de quienes más he aprendido? No lo creo."        
Elvira Laruelo (docente decente :-))

De la misma forma que es necesario una mejora educativa formal, también pienso que urge mayor implicación por parte de padres y madres en este tipo de proceso educativo. No se trata de estar a la altura en cuanto a conocimientos académicos para apoyarles en las materias (para eso ya están sus maestr@s y profesor@s), sino de no fallarles en la importancia del apoyo que necesitan para hacer que disfruten del aprendizaje (atent@s al punto 3 de la II parte que se va a exponer a continuación).
Como ya he comentado en otras ocasiones: en lo referente al proceso educativo, colegios y familia necesitamos remar en el mismo sentido para que la barca no vaya a la deriva.
Y esta es la reflexión personal que intento desarrollar en cada entrada, especialmente gracias al talento de muchas otras personas que siguen trabajando para que esto de lo que estamos hablando no se quede en el grado de utopía y alcance el de realidad... como esta magnífica entrada de mi amiga (docente decente :-)) Pilar Andrés...

http://menosesmas2011.blogspot.com.es/2012/04/reflexiones-sobre-nuestro-sistema.html?spref=fb
Últimamente parece que todos miramos a Finlandia cuando pensamos en un buen sistema educativo.  Lo sorprendente de esto, es que en los años 70 el rendimiento de los estudiantes era bajo, y fueron reformando su sistema hasta llegar a convertirse en el mejor del mundo. A continuación os presentamos los cambios más importantes que establecieron para arreglar el sistema:
1. Eliminaron la obligatoriedad de los examenes estandarizados a nivel nacional para darle más libertad e iniciativa a los profesores.
2. Elevaron el nivel requerido para ser profesor. En Finlandia para ser profesor tienes que hacer un programa de post grado de 3 años una vez graduado de la universidad.  El programa es gratuito y el gobierno paga por la manutención de los futuros profesores durante los 3 años de duración si son elegidos para el programa. Estos incentivos atrajeron a más candidatos que querían optar a ser profesores. Tantos, que solamente el 15% de los candidatos son seleccionados en la actualidad.
3. El enfoque en tener profesores de calidad continúa una vez incorporados como docentes. Los profesores pasan prácticamente la mitad del tiempo en programas de desarrollo profesional, planificación colaborativa y trabajando con los padres de los alumnos.
Los finlandeses confían en sus profesores.  En los años 70 tenían guías del profesor con los temarios establecidos. Las guías tenían 700 páginas.  Hoy en día, tan solo tienen 10 páginas.  Se les da mucha libertad.

II PARTE:
Ayer hablemos de las claves del sistema educativo finlandés y de su transformación desde los años 70.  Hoy queremos plantear qué debería hacer España para transformar su sistema educativo, y cuáles son las barreras sociales y políticas que impiden que esto pase. Para ello, debemos hablar de 3 aspectos diferenciales muy importantes que debemos cambiar si queremos evolucionar en educación:

1. CompetenciaEn España, como en la mayoría de los países occidentales, hemos sido educados para competir.  Tenemos la necesidad de utilizar baremos para situarnos socio económicamente, ya que esto nos hace sentir seguros al pertenecer a un grupo específico. Esto también ocurre en la educación.  El sistema es rígido y basado en exámenes estandarizados que fomenta el individualismo y la competencia entre alumnos y entre colegios. En Finlandia trabajan en grupo. Por supuesto que existen diferencias entre alumnos, pero en vez de aumentar esa diferencia, tratan de minimizarla enfocándose en aquellos alumnos que necesitan más ayuda. Tanto los profesores como los alumnos más aventajados ayudan a compañeros con dificultades. Este comportamiento ayuda a los estudiantes a comprender el mundo diverso en el que vivimos y ayuda a desarrollar las dotes de enseñanza a aquellos alumnos aventajados.

2. Nuestros profesoresEl sistema es rígido y anticuado y no da libertad ni poder al profesor. No confiamos suficientemente en ellos.   Este nivel de motivación por parte de los profesores ha hecho que la sociedad pueda confiar en ellos y les ha permitido obtener la libertad necesaria para poder tomar decisiones sin necesidad de burocracia y regulación académica.

3. Nosotros los padres.  Resulta irónico que a pesar de que no confiamos en nuestros profesores, la mayoría tampoco somos capaces de involucrarnos directamente en la formación académica de nuestros hijos.  En Finlandia el colegio empieza a partir de los 7 años. Anteriormente los padres han asumido labores educativas previas con sus hijos. Además, durante los años de colegio los padres están involucrados junto a los profesores en el proceso educativo como parte activa e indispensable  de la formación de los niños.

4. PolíticaEn España el sistema educativo está regido por políticos, que en general no han sido profesores.  Están lejos de la realidad de lo que pasa en el día a día en las aulas. Son burócratas. En Finlandia, el sistema educativo está completamente apartado de la política. Todos los directores han sido profesores, y entienden lo que ocurre en los colegios ya que lo han vivido personalmente. Su objetivo principal es velar por la educación mientras que en España, hay muchos intereses creados, partiendo por el mantenimiento de la clase política y la falta de voluntad de reestructurar la plantilla actual de profesores y gestores.
La necesidad de reformar nuestro sistema educativo está clara, pero también queda claro que no es un esfuerzo de los partidos políticos sino de la sociedad en general. Si queremos que nuestros hijos disfruten de una educación competitiva, tenemos que empezar a cambiar de actitud en lo que respecta a nuestros valores y actitudes frente a un sistema retrógrado antiguo y poco equitativo como es el sistema educativo español.

4 comentarios:

  1. Las palabras que más feliz me pueden hacer sentir como profe. ¡Mil gracias! :-)

    ResponderEliminar
  2. En realidad tampoco he dicho nada que no sea bien merecido :-)

    ResponderEliminar

MUJER, EDUCACIÓN Y CULTURA

MUJER, EDUCACIÓN Y CULTURA
Pincha la imagen para acceder al blog

APRENDER Y DIVERTIRSE...¡¡TODO EN UNO!! (blog)

APRENDER Y DIVERTIRSE...¡¡TODO EN UNO!! (blog)
¡Pincha la foto para ir al blog!

GTA de AACC

GTA de AACC
Grupo de Trabajo y Apoyo a las Altas Capacidades Intelectuales (blog)

DISLEXIA: INVESTIGACIÓN E INTERVENCIÓN

GENTE DISRUPTIVA

GENTE DISRUPTIVA
(acceso al blog a través de la imagen)
Loading...

Entradas populares